ESTAMOS EN

c/ Las Pozas, local 6 (cerca c/ Mayor), Alcorcón (Madrid)

91 643 09 35

Contacta con nosotros

PAPILOMAS EN NIÑOS

Un papiloma plantar o verruga plantar, es una infección viral común causada por un virus del grupo de virus del papiloma humano, de los que se han identificado hasta 170 tipos.

El papiloma en el pie es provocado con mucha frecuencia por el genotipo 1 del virus, aunque el VPH 2 y el VPH 4 también son causantes comunes de papiloma en la planta del pie.

En algunas ocasiones, los subtipos de VPH 60 y 63 también están relacionados con esta afección concreta. El VPH 60 está asociado con verrugas palmo-plantares que tienen un componente quístico, mientras que el genotipo 63 crea una verruga punteada a modo de mosaico.

Otros genotipos culpables pueden ser: 27, 57, 65, 66 y 156.

Estas verrugas consisten en pequeñas lesiones cutáneas cubiertas por tejido hiperqueratósico, por lo que pueden ser confundidas con callos, aunque las verrugas suelen tener los bordes mejor definidos y, a diferencia de los callos, no respetan el dibujo de la huella de la piel. Otro detalle diferenciador es que duelen al ser pellizcadas, mientras que los callos molestan más al ser presionados.

Al exfoliar con el bisturí la lesión se confirmará su naturaleza pues, a diferencia de las durezas, las verrugas muestran puntos de color marrón o rojo oscuro. Estos puntos son papilas dérmicas (de ahí el nombre “papiloma”), que reciben multitud de vasos sanguíneos con nutrientes. Por este motivo, no es raro que sangren al ser manipuladas.

Los papilomas en la planta del pie, debido al peso del cuerpo, no sobresalen como hacen otras verrugas. En lugar de eso, crecen hacia dentro, creando una oquedad que puede llegar al centímetro de profundidad.

Pueden aparecer aislados o en forma de mosaico (especialmente si no son tratados desde un primer momento y se les da tiempo a reproducirse).

Los papilomas se contraen de otra persona infectada, por contacto indirecto o directo (menos frecuente). Por ejemplo, al pisar con los pies descalzos superficies de ambientes cálidos y húmedos, como el de los vestuarios o baños compartidos.

La predisposición a ser infectado por el VPH y desarrollar verrugas plantares tiene un importante componente genético. Por alguna razón, en algunas familias se contraen con más facilidad que en otras. También es más común la infección en niños que en adultos..


Consejos para la prevención:

  • Evitar caminar con los pies descalzos en piscinas, gimnasios, vestuarios, etc.
  • Utilizar sandalias o zapatillas en este tipo de recintos.
  • Mantener los pies limpios y secos.
  • No compartir calzado ni calcetines.

Es importante recurrir al podólogo cuando una verruga duele, se propaga o persiste aún habiéndolas intentado tratar en casa. Los pacientes con diabetes requieren de un cuidado especial que no se ajusta a los de un sujeto sano y nunca deberían tratar por sí mismos los papilomas en los pies.