ESTAMOS EN

c/ Las Pozas, local 6 (cerca c/ Mayor), Alcorcón (Madrid)

91 643 09 35

Contacta con nosotros

Es la causa de consulta podológica pediátrica más frecuente en consulta.

Consiste en una disminución del arco interno del pie, a veces puede incluso tener contacto con el suelo y da la sensación de un pie caído, con tendencia a rotar hacia dentro. Visto desde atrás los talones están inclinados hacia dentro y a menudo conlleva también que las rodillas quedan aproximadas, como en X, se conoce como genu valgo.

Aunque su terminología más común es pie plano, la verdadera alteración que está ocurriendo es que esta pronado/valgo, que es cuando el pie se rota o inclina hacia dentro, colapsándose el arco interno y dando la sensación de pies planos.

Lo normal es que hasta los 3/4 años el pie infantil presente mucho tejido graso para proteger las estructuras óseas que están en formación, pero llega una edad, en que este aplanamiento debe irse reduciendo poco a poco de manera fisiológica, hasta construir una bóveda plantar normal sobre los 7 años. Una vez llegada esta edad si el niño no empieza a corregir fisiológicamente el arco del pie se debería acudir a consulta podológica para examinarlo.

Las causas son muy variadas pero las más importantes son la genética, un exceso de laxitud ligamentosa (niños hiperlaxos) y un acortamiento de la musculatura posterior de la pierna (que crece a diferente ritmo que los huesos).

La inmensa mayoría de estas alteraciones estructurales son flexibles, esto quiere decir que sometiéndolas en consulta a algunos test comprobamos que la deformidad de pie plano/valgo se corrige. Lo que s importante es que sepan que la mejor ventana de tratamiento para conseguir la corrección de esta alteración es entre los 6 y los 9 años, debido a que es cuando más crece el pie exponencialmente.

Aunque lo más importante del tratamiento será siempre restaurar la función correcta del pie. Estos niños sufren de cansancio y fatiga muscular ante el ejercicio físico, haciendo que no quieran practicar deportes. Se observa también que se caen con frecuencia. En ocasiones se observa que también se quejan de rodillas, caderas o zona lumbar entre otros sitios.

Se realizara al niño un completo estudio biomecánico para determinar las causas que están provocando la alternación de la estructura del pie. Una vez establecido el diagnostico el tratamiento se hará con plantillas correctoras ,calzadoterapia y ejercicios de estiramiento de la musculatura posterior de la pierna. Las plantillas personalizadas ayudaran al pie a mantener el arco y posicionaran correctamente el talón, además si el niño presenta marcha en rotación interna (andar con las puntas de los pies hacia dentro) ayudaran a abrir la marcha.

Dicho tratamiento ira enfocado a la corrección pero sobre todo a restaurar la función normal del pie y esto último es lo más determinante para tomar la decisión de si tratamos al niño o esperamos a ver su evolución, muchos corrigen solos a la edad de 10 años.